Beneficios de la Miel de Abeja

La miel de abejas, ¿Qué es? ¿Dónde se produce? La miel es una sustancia elaborada por las abejas a partir del néctar que recogen de las flores, el cual deshidrata y juntan con enzimas para evitar fermentaciones.
Casi todo el mundo conoce que la miel procede de las abejas, pero el trabajo que se tienen que realizar las abejas para producirla lo conocen pocos, pues para medio kilo de miel las abejas deben realizar entre dos millones y dos millones y medio de viajes.

La miel se compone de varios tipos de azúcares, siendo los dos más predominantes la fructosa y la glucosa que son alimentos pre digerido, motivo por el que las mieles actúan con tanta rapidez produciendo energía.
Aunque existen muchas clases de mieles como la miel de mil flores, la miel de tomillo, la miel de romero, la miel de azahar.

Todas ellas tienen una capacidad de endulzar 25 veces superior al azúcar ordinario, siendo además todas ellas uno de los alimentos más nutritivos debido a su alto contenido de vitaminas, sales minerales y azúcares de fácil digestión.

Hay que tener en cuenta que tanto la miel como el azúcar proporcionan energía. El consumo de ambas debe de ser moderado. Se recomienda como máximo entre 2 a 3 cucharaditas al día.
Te invito a que conozcas este dulce tema todo lo relacionado a la miel de abeja sus aportes y beneficios a la salud.

La Miel; ¿Historia y cómo la definimos?

Aunque la historia de la apicultura tiene sus raíces en los primeros asentamientos humanos, existen evidencias arqueológicas de que la miel bien pudo utilizarse como alimento desde el periodo Mesolítico, esto es 7000 años a.C. También se sabe que la primera referencia escrita para la miel es una tablilla Sumeriana, fechada entre los años 2100-2000 a.C.; dicha tablilla también menciona el uso de la miel como droga y como un ungüento, por ello se afirma que la miel ha sido usada con propósitos médicos y nutricionales. Se estima que la miel es la medicina más antigua conocida y que en muchas razas fue prescrita por médicos para una variedad de enfermedades, la miel natural se produce de manera natural por la Apis mallifera y distintas subespecies de abejas
Estas últimas obtienen la miel por el néctar de las flores y también por secreciones liberadas por las propias abejas. Es el néctar de las flores transformado naturalmente por la abeja y madurado en el panal, donde va perdiendo el agua y se concentran sus azúcares. “Ese néctar viene enriquecido por el agua del suelo y las propiedades de la propia planta”, por eso, solo en la Península, hay 40 variedades distintas, pero en la Unión Europea hay descritas 130 variedades.

Resumen: La miel es un alimento producido por las abejas y está compuesta de fructosa y glucosa, que no requieren pasar por un proceso de digestión para ser asimilados.

¿Cuál es el mecanismo para producir la miel de Abeja?

La miel es un alimento producido por las abejas de la especie denominada “Apis mellifera” o “abejas meliferas”, estos insectos forman parte de una comunidad y son criadas por el hombre en colmenas cuidando las dimensiones y condiciones adecuadas para favorecer que éstas fabriquen la mayor cantidad posible de mieles y de la mejor calidad.
Los enjambres están compuestos por miles de abejas, cada una con una misión que permite diferenciarlas en varias clases:

  • La abeja reina, que es única, su función es procrear y solo es fecundada una vez.
  • Las abejas obreras que son las que recolectan el néctar lo llevan a la colmena y fabrican miel, cera, jalea.
  • Los zánganos cuya misión solo es fecundar a la reina y luego son expulsados o eliminados.

La colmena elige a la futura reina.

A las que serán obreras y a los zánganos los zánganos nacerán de huevos sin fecundar, las obreras se alimentarán de miel y polen más una dieta pobre de jalea, mientras que la futura reina se alimentará fundamentalmente de jalea real.

Las abejas obreras cambian de función según su edad

Las más jóvenes se dedican a la limpieza, después crían larvas, a continuación reparan o construyen panales, luego pasan a almacenar polen y miel en celdillas y posteriormente defienden la colmena.


Cuando consiguen la capacidad de volar es cuando pasan a ser recolectoras y salen a recoger el néctar con el que fabricarán la miel y el agua para regular la temperatura y humedad de la colmena dedicándose a esta labor sin descanso desde que tienen 22 días hasta que mueren.

Son estas abejas las que inician la elaboración de la miel junto a la planta, la miel es un alimento cuya preparación comienza en la planta, la cual produce el néctar principalmente en la base del interior de la flor; de esta forma, ésta consigue que los insectos polinicen la planta cuando se introducen para recoger el néctar.
La recolectora, para la elaboración de las mieles, guarda el néctar recolectado en “el buche” durante un tiempo transformando la sacarosa que contiene la miel en glucosa.

Al regresar al panal saca el néctar y se lo pasa a otra compañera (esta vez una obrera) que lo guarda en su buche.
La abeja obrera alarga la trompa y saca una gotita de miel manteniéndola unos segundos en el exterior, después la vuelve a guardar y saca otra gotita para repetir este proceso de 80 a 90 veces para eliminar parte del agua y así convertir con sus enzimas el néctar en miel.

Terminado el proceso de deshidratación, la mezcla habrá perdido un 80% del agua.

Las abejas van llenando las celdas con las gotas de miel que han deshidratado en otros compartimentos y cuando éstas se llenan las tapan con una capa de cera virgen, lo que también se denomina “opercular”. Este proceso finaliza la parte de la fabricación de la miel destinada a las abejas.

Resumen: Una vez operculadas las celdas repletas de miel, puede mantenerse en perfectas condiciones de consumo durante muchos años.

Factores de los cuales depende la composición nutricional de la miel

Propiedades Fisicoquímicas de la miel; La miel varía en su composición dependiendo de la fuente del néctar, las prácticas de apicultura, el clima y las condiciones ambientales. Los carbohidratos. Constituyen el principal componente de la miel. Dentro de los carbohidratos los principales azúcares son los monosacáridos fructosa y glucosa.

Estos azúcares simples representan el 85% de sus sólidos, ya que la miel es esencialmente una solución altamente concentrada de azúcares en agua.

Los otros sólidos de la miel incluyen al menos otros 25 azúcares complejos, pero algunos de ellos están presentes en niveles muy bajos y todos están formados por la unión de la fructosa y glucosa en diferentes combinaciones. El agua. El contenido de humedad es una de las características más importantes de la miel y está en función de ciertos factores tales como los ambientales y del contenido de humedad del néctar.

La miel madura tiene normalmente un contenido de humedad por debajo del 18.5% y cuando se excede de este nivel, es susceptible a fermentar, particularmente cuando la cantidad de levaduras osmofílicas es suficientemente alta, además, el contenido de agua en la miel incluye en su viscosidad, peso específico y color, condicionando así la conservación y cualidades organolépticas de este producto.
Después de la extracción de la miel de la colmena, su contenido de humedad puede cambiar dependiendo de las condiciones de almacenamiento.

Las enzimas.Son añadidas principalmente por las abejas, aunque algunas pocas proceden de las plantas. Las abejas añaden enzimas a fin de lograr el proceso de maduración del néctar a miel y éstas son en gran parte las responsables de la complejidad composicional de la miel.

La enzima más importante de la miel es la α-glucosidasa, ya que es la responsable de muchos de los cambios que ocurren durante la miel; monosacáridos fructosa y glucosa.

Otras enzimas presentes en la miel son la glucosa oxidasa, responsable en gran parte de la propiedad antibacteriana de la miel; la catalasa, responsable de convertir el peróxido de hidrógeno a oxígeno y agua; la ácido fosfatasa, que degrada el almidón; la diastasa que se usa indicador de aplicación de calor a la miel. Proteínas y aminoácidos. La miel contiene aproximadamente 0.5% de proteínas, principalmente como enzimas y aminoácidos.

Los niveles de aminoácidos y proteína en la miel son el reflejo del contenido de nitrógeno, el cual es variable y no supera el 0.04%. Entre el 40-80% del nitrógeno total de la miel es proteína.
En la miel se han encontrado entre 11 y 21 aminoácidos libres, de los cuales la prolina representa alrededor de la mitad del total, además de la prolina, el ácido glutámico, alanina, fenilalanina, tirosina, leucina e isoleucina se presentan en niveles mayores.
Vitaminas y minerales. La cantidad de vitaminas en la miel y su contribución a la dosis recomendada diaria de este tipo de nutrientes es despreciable.

Tiamina, Riboflavina, Nicotina mida, Ácido Pantoténico, Piridoxina, Meso-inositol, Biotina, Ácido Fólico, Cianocobalina, Ácido Ascórbico, Vitamina D, Tocoferol, Carotina.

El contenido mineral de la miel es altamente variable, de 0.02 a 1.0%, siendo el potasio cerca de la tercera parte de dicho contenido; la cantidad de potasio excede 10 veces a la de sodio, calcio y magnesio. Los minerales menos abundantes en la miel son hierro, manganeso, cobre, cloro, fósforo, azufre y sílice.

Resumen: Su composición es compleja y los carbohidratos representan la mayor proporción, dentro de los que destacan la fructosa y glucosa, pero contiene una gran variedad de sustancias menores dentro de los que destacan las enzimas, aminoácidos, ácidos orgánicos, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Beneficios para la salud

Efecto sobre las Heridas: Una de las propiedades curativas de la Miel es su gran poder antibiótico (lo cual evita la infección) y emoliente (que baja la inflamación).

La inhibina es la sustancia que consigue que la miel aporte estos beneficios antimicrobianos. Se han realizado estudios que demuestran que los apósitos embebidos de miel son la mejor aplicación sobre las heridas, siendo de gran importancia sus beneficios en los casos de úlceras, quemaduras e incluso heridas quirúrgicas infectadas.

Por ejemplo, uno de los potenciales antibacterianos de la miel puede ser importante para el tratamiento de acné y para exfoliar la piel. Actividad antiinflamatoria La aplicación directa de la miel de abeja en músculos inflamados se ha utilizado como un potente antiinflamatorio, es decir, se le ha atribuido la propiedad de reducir hinchazones musculares, a su vez, esto alivia el dolor provocado por la misma inflamación.

Las propiedades humectantes de la miel hacen que ésta sea utilizada en diversos tratamientos dérmicos, sobre todo en la actualidad en que las agresiones externas son diarias y provocan el envejecimiento prematuro con la aparición de sequedad y de escamas en la piel.

Es en estas circunstancias donde la aplicación de mieles hace que la piel se mantenga hidratada en profundidad, por esta razón la miel se usa para elaborar cosméticos destinados al cuidado del rostro y el cabello, además de estas propiedades humectantes, la miel se utiliza como limpiador, como regenerador de la piel gracias a sus propiedades antioxidantes y en los tratamientos del acné aporta sus beneficios antibacterianos y antisépticos.

-Efecto en afecciones respiratorias: En el caso de las vías superiores, la Miel actúa sobre las mucosas de la nariz, laringe y alveolos pulmonares haciendo que sus propiedades actúen en los tratamientos de rinitis aguda y crónica, faringitis, bronquitis y otras enfermedades respiratorias.

-Efecto en el agotamiento físico y mental: La Miel se recomienda para tratar el agotamiento físico y mental, aunque también para tratar los estados de ansiedad y nerviosismo, esto es porque la glucosa que contiene la miel es un nutriente fundamental para las neuronas, además este alimento proporciona energía a las células musculares, lo cual no solo calma los calambres, sino que también reduce las contracturas y la rigidez de los músculos provocados por los nervios.