Té para desintoxicar el cuerpo

Tu cuerpo es tu templo sagrado que realiza múltiples funcione metabólicas, es por eso que tienes que hacer todo lo posible para cuidarlo y mantenerlo saludable. Así, si últimamente te has sentido cansada, hinchada o triste, es posible que las culpables de ello sean las toxinas y, por lo tanto, lo mejor es que te deshagas de ellas.

Ahora bien, ¿cómo puedes eliminar las toxinas de tu cuerpo? Una de las opciones más sencillas y efectivas son los tés desintoxicantes, cuyos ingredientes ayudan al organismo a deshacerse de las sustancias venenosas y como resultado promueven el bienestar general de todos los órganos. (1)

El té no es solo una bebida para calentarnos o alimentarnos. También nos ayuda a eliminar las impurezas y todo aquello “que no sirve”. Es muy importante que mantengamos el organismo libre de lo que nos puede enfermar. Para ello debemos desintoxicar el cuerpo.

Una buena manera de depurar nuestro organismo es a tomar tés de diferentes clases. Mientras unos ayudan a regular la tensión o el colesterol, otros tienen propiedades antioxidantes o antinflamatorias. (2)

Hay muchos tipos de ingredientes comunes. Las compañías de tés de hierbas ofrecen una gran variedad de hojas a escoger, pero hay varios ingredientes que son los más populares. Te invitamos a disfrutar de los tés y sus bondades en desintoxicación de tu cuerpo.

El té; origen y propiedades

Seguro que muchos de nosotros, a pesar de ser amantes de los tés y de todas sus variedades y aromas, no somos del todo conocedores de cuáles son las propiedades del té, qué es exactamente esta bebida, y cuál es su origen.

La primera aclaración con respecto al té la encontramos en su propio nombre. Aunque con la palabra té solemos hacer referencia a todo tipo de tés e infusiones en general, lo cierto es que esto no es del todo correcto.

En la mayoría de países asiáticos existe alguna leyenda tradicional que explica cómo se descubrió el té. Una de las más conocidas parte del budismo y cuenta que durante la meditación bajo el árbol Bodi, Buda contempló los sufrimientos y los graves problemas a los que se enfrenta el hombre en la vida: la tristeza, la soledad, la enfermedad, la vejez y la muerte. (3)

Ante estos pensamientos el sabio y compasivo Siddharta dejó caer una lágrima de sus ojos. En el mismo lugar donde cayó su lágrima creció de la tierra el arbusto del té, la poción que ha proporcionado consuelo espiritual a millones de personas durante la historia de la humanidad. 

De lo que podemos estar seguros es que el té es una bebida ancestral que la cultura asiática ha utilizado durante muchos siglos como revitalizador físico y espiritual. La difusión por el continente asiático se debe sobre todo a los monjes budistas, que lo difundieron por Asia. En el siglo XVII la Compañía Holandesa de las Indias Orientales importó el té a Europa juntamente con la nobleza británica. (4)

En el sentido más estricto del término, el té es como conocemos a la planta Camelia sinensis, y también es como llamamos a la bebida que hacemos con las hojas de esta planta. El resto de bebidas preparadas a partir de hojas de plantas o frutas sumergidas en agua caliente, se denomina infusión. Seguramente por comodidad a la hora de utilizar el término en la lengua oral, hablamos de tés en sentido genérico.

¿Cómo podemos distinguir, entonces, lo qué es un té de lo que es una infusión? Los tés son las bebidas que se preparan a partir de la planta Camelia sinensis, utilizando sus hojas. Existen distintos tipos, según el tratamiento que se haya dado a las mismas. Podemos distinguir el té verde, rojo, negro, blanco y azul dentro de la familia de los tés que realmente son tés, no simplemente infusiones. (5)

Por otro lado el resto de bebidas que se preparan con otras plantas, hojas o frutas, son infusiones. Así, el Rooibos, la manzanilla, la menta, la valeriana o cualquier otro tipo de infusión que se nos ocurra, entran dentro de esta categoría. (6)

Resumen El té fue descubierto por casualidad según la leyenda popular china, la cual narra que un emperador de la dinastía china Tang ordenó durante su mandato hervir el agua para el consumo de la población y por azar cayeron unas hojas de esta planta en el recipiente dónde éste hervía agua, dando origen así a esta maravillosa infusión.

 

Tipos de té desintoxicante

Té Verde

El té verde se elabora a partir de hojas de té no fermentadas. Una vez cosechadas, se han dejado secar y se han sometido a tratamiento de calor. Se trata de un té bajo en teína. Las vitaminas que aporta el té verde son A, C y E, además de ser una bebida rica en importantes minerales. (7)

Es el tipo de té que más antioxidantes tiene, por lo que presenta grandes beneficios para la salud humana. Es una bebida maravillosa si estás buscando perder peso y añadir nutrientes, muchos lo aman por sus beneficios desintoxicantes.

EL té verde está empacado con antioxidantes llamados polifenoles, los cuales posiblemente tienen efectos desintoxicantes y la cantidad de antioxidantes en el té verde es mayor que en cualquier otro té.

Los antioxidantes ayudan a liberar tu cuerpo de los radicales libres, los cuales pueden dañar de otra manera a las células saludables. Hay muchos tés verdes de los cuales puedes escoger las dos marcas más populares.

¿En qué condiciones no está indicado? Sin embargo, no es indicado para personas con hipertensión. Además, debido a que contiene teína, su elevado consumo (más de tres tazas al día) podría producir algunos problemas propios del exceso de esta sustancia, como por ejemplo mareos, dolor de cabeza o nerviosismo. Tampoco se recomienda su consumo en casos de embarazo o lactancia. (9)

Asegúrate de comprar un té verde que sea orgánico. Una limpieza de té verde es muy buena para ti, pero tal vez quieras probar una de las recetas de batidos para evitar aburrirte con el sabor monótono que puedas obtener del té. De cualquier forma siempre es bueno beber algo verde. (10)

La próxima vez que visites una cafetería pide un té verde o un té verde helado, puedes encontrarlo casi que en todos lados.

Si no estás enamorada del sabor, puedes buscar una receta donde le puedas añadir frutas para aumentar el sabor y las propiedades de quema de grasa.

Té rojo

Este té también es conocido como phu erh y también como “té de los emperadores”. Su elaboración se descubrió de manera casual al tratar de alargar la conservación del té verde.

Famoso por ser el tipo que mayores beneficios reporta y menos contraindicaciones poseen. Se trata de un té con pos fermentación, requiriendo su maduración durante un largo periodo de tiempo en bodegas. Tiene un sabor y aroma peculiares, así como ese color rojo oscuro característico. (11)

Se utiliza en dietas depurativas y de pérdida de peso. Perfecto para dietas para el hígado. Es antioxidante y digestivo. Ayuda a regular el colesterol. Potencia el sistema inmune.

Té diente de león

Esta generosa planta sirve como depurador sanguíneo. Ayuda a descongestionar el hígado y es un tónico maravilloso para el organismo. Además, tiene propiedades antiinflamatorias, reparadoras y laxantes.

Es muy buena para la vesícula y para eliminar las toxinas que se acumulan. No obstante, no bebas más de 3 tazas de té de diente de león por día, y siempre 30 minutos después de comer.   (12)

Té Cola de caballo

La cola de caballo tiene muchas propiedades que nos ayudan a depurar el organismo. Puede hacerse un té con una cucharada de esta planta y una de hierbabuena, menta o hinojo. Esta planta medicinal limpia el hígado pero también los pulmones de las mucosidades y las flemas. Además, previene resfriados y favorece la digestión. (13)

Té negro

El té negro se caracteriza por prepararse a partir de hojas oxidadas una vez cosechadas y tratadas. Este proceso de oxidación es lo que cambia el color de las hojas del té, de verde a negro. Es el té con más teína de todos los tés.

Entre las propiedades del té negro, además de ser un gran antioxidante destacan que es un remedio natural astringente, por lo que es muy beneficioso en caso de trastornos gastrointestinales. Debido a su alto contenido en teína, es especialmente importante no abusar de esta bebida, pues sus beneficios pueden convertirse en problemas para la salud si se toma en grandes cantidades diarias. (14)

Té de limón

Se dice que tomar un té de limón en ayunas por la mañana no solo ayuda a que bajes de peso, también elimina las toxinas de nuestro cuerpo. En un litro de agua coloca la cascara de dos limones, deja hervir muy bien y cuando esté lista sirves y agregas el zumo de los dos limones que pelaste, esta infusión la puedes endulzar si así lo prefieres con miel o stevia.

Té Matcha:

Tiene el valor nutricional equivalente a tomar 10 tazas de té verde tradicional, concentrando así altos niveles de nutrientes, vitaminas y antioxidantes, por su alto contenido de flavonoides.  Dentro de sus poderosas propiedades détox encontramos que ayuda a aumentar el metabolismo en los consumidores habituales, y a mejorar la resistencia física. Ayuda a reducir el colesterol.  Gracias a su poder antioxidante regula también los niveles de azúcar en sangre. (15)

Té de boldo

El boldo posee propiedades depurativas y diuréticas, debido a los taninos y flavonoides que ayudan a eliminar las toxinas del organismo y a limpiar el hígado. Para preparar esta infusión solamente deberás hervir el agua y agregar un par de hojas de boldo en agua y beber 2 tazas al día como máximo. (16)

Resumen Los tés para desintoxicar son útiles para equilibrar tu cuerpo al tiempo que aportan diferentes nutrientes y limpian tu organismo de elementos que te dañan y afectan a tu belleza y tu salud.

Preparando el té

Es cierto que no siempre se dispone de suficiente tiempo para preparar detenidamente un té, pero si disponéis del tiempo suficiente se recomiendo que sigáis estas recomendaciones; son algo técnicas y precisas pero de fácil interpretación:

Pasos previos

Lo ideal antes de comenzar la preparación sería calentar la tetera o el recipiente dónde vayamos a elaborar el té ya que así conseguiríamos extraer todo el aroma del té.

Otro aspecto importante es la elección del filtro. Según el té que se quiera preparar se deberá optar por uno u otro. Si las hojas son grandes lo más recomendable son filtros con abertura y con agujeros grandes; estos son el caso de los filtros de bambú o de pinza-bola.  (17)

El agua

Es muy importante que el agua utilizada sea mineral o filtrada, sino el sabor podría verse afectado por la cal. Es aconsejable que el agua no llegue a hervir y no utilizar el microondas para calentar el agua. Si el agua llega a hervir debemos dejarla reposar antes de añadirla ya que podríamos quemar el té y estropear su sabor.

Cantidad de té

La cantidad varía en función de la intensidad que queramos. Como regla estándar, la dosis sería una cuchara de postre por taza y otra para la tetera. Como se ha dicho con anterioridad, después de calentar la tetera, introducimos las hojas y las dejamos reposar en el interior para que desprendan todo su aroma. Muchos expertos recomiendan llenar 3/4 partes del filtro. Una vez pasado el tiempo de reposos, retiramos y removemos. (18)

Compañeros de viaje

En muchas culturas es habitual añadir al té otros ingredientes. Estos son algunos y sus recomendaciones:

Leche: ideal en combinación con el té negro.

Limón: combinación habitual con el té negro o té verde; se suele echar unas gotas y acompañar con la corteza del limón para rebajar la acidez que aporta el jugo del limón.

Azúcar: es el más habitual; potencia el sabor del té pero en exceso lo ocultará; apto para todos los tipos.

Miel: en pequeñas dosis puede aportar unos matices interesantes al sabor.

Menta/Hierbabuena: habitual en la cultura árabe; excelente para aportar un toque exótico. (19)