Propiedades y beneficios del aceite de Coco

En el mundo de los súper alimentos encontramos algunos muy comunes y otros menos conocidos. Pero todos ellos muy saludables y con grandes beneficios para la belleza y la salud.
Es el caso del aceite de coco, este fruto de sabor dulce y delicioso, que tiene, además, un aceite que resulta muy interesante por sus propiedades para nuestra salud.
¡Vamos a conocer un poco más del aceite de coco!
El aceite de coco deriva de es la nuez (fruto) de la palma de coco. El aceite de la nuez se utiliza para hacer medicina.
El aceite de coco ha pasado de estar al lado de las grasas perjudiciales, porque aumentaba el riesgo de enfermedades cardiovasculares debido a su alto contenido en grasas saturadas, a triunfar como grasa saludable.
Y es que cada vez hay una mayor evidencia científica de que las grasas que encontramos en el aceite de coco virgen tienen un papel importante para la salud, pues pueden mejorar los niveles de colesterol y son recomendables para la salud cardiovascular y general.
El uso del aceite de coco no es nuevo. Se consume como alimento habitual en algunos países, como Tailandia, Filipinas y Malasia.
También tiene un uso tradicional terapéutico: en las islas Fiyi, por ejemplo, se emplea para evitar la caída de cabello, y en Haití e Indonesia para tratar quemaduras y heridas.

¿Qué es el aceite de coco?

El coco es el fruto de Cocus nucifera (familia Arecaceae), un árbol originario de Asia.

El aceite de coco es un tipo de aceite vegetal. También se le denomina manteca de coco, se obtiene al prensar la carne de dicho fruto, de tal manera que se logra un líquido que contiene un 90% de ácidos grasos, al ser tan graso, su proceso de oxidación es bastante lento, por lo que se mantiene a temperatura ambiente hasta una duración de 6 meses sin que se ponga rancio que sea Virgen Extra y Ecológico son otros dos valores muy importantes, pues denotan que nos encontramos ante un producto natural, en cuya producción no intervienen procesos químicos.

El producto cuenta con Certificación CAEE, un sello de calidad que acredita que la producción del aceite de coco es ecológica.

Resumen: A diferencia de la mayoría de opciones que se encuentran en el mercado, este aceite de coco no es refinado, lo que redundaría también en beneficios para la salud.

¿Cómo se produce la extracción del aceite de coco?

Se retira toda la cáscara y se limpian los residuos de la cáscara hasta que la pulpa queda completamente blanca luego se lleva la pulpa a tanques de agua para lavarla.Pasa a un molino donde se corta en trozos pequeños.

Se pasa a un horno donde se procede a secar el coco y convertirlo en copra (pulpa seca que queda del proceso de secado del coco).
Se toma la copra y se lleva a un molino donde es procesada hasta convertirse en harina.

Con esta harina de coco se realiza un proceso de prensado en frío, de allí se obtiene el aceite de coco 100% virgen.
Se compone casi al 90% de grasas saturadas, la mayoría de ellas los beneficiosos Ácidos Grasos de Cadena Media (MCFA – Medium Chain Fatty Acids).

De estos ácidos grasos, aproximadamente el 45% es ácido laúrico. El único alimento natural que contiene más ácido laúrico que el Aceite de Coco es la leche materna.

Otros ácidos grasos presentes en el Aceite de Coco son el palmítico, el esteárico y el mirística. El ácido oleico está presente con valores inferiores al 6%, el Aceite de Coco se encuentra de manera líquida a partir de los 22 grados centígrados de temperatura. Por debajo de esa temperatura tiende a solidificarse con mayor intensidad a más baja temperatura.

 

Las propiedades del Aceite de Coco no se alteran al pasar del estado sólido a líquido ni viceversa. Su coloración es blanca en estado sólido y transparente ligeramente amarillenta en estado líquido. Su acidez está por debajo del 2%.

Resumen: El aceite de coco se obtiene mediante presión en frío de la pulpa blanca del coco sin usar ningún tipo de producto químico.

¿Cuál es el origen del coco?

El origen de esta planta es muy desconocido, para algunos botánicos afirman que es de origen asiático (India, Ceilan, Indonesia), para otros del Caribe. Algunos afirman que es propio de las islas de clima tropical y subtropical del océano Pacífico.

Muchos afirman que el coco proviene del delta del Ganges (Asia del Sur), otros del noreste de América del sur.

Registros fósiles de plantas similares al coco que crecieron hace unos quince millones de años indican que en Nueva Zelanda hubieron rastro de estas plantas, también existen fósiles mucho más antiguos descubiertos en la India. Aunque los más antiguos conocidos provienen de Bangladesh (Asia).

Coco: valor nutricional, propiedades

El coco es una fruta tropical y un tesoro nutricional que está viviendo un buen momento. Parece que el coco vuelve a estar en todas partes, y es que de pocas frutas se sacan tantos productos beneficiosos para la salud.

Del coco se puede beber el agua que guarda en su interior o se puede comer la pulpa fresca y, se puede obtener aceite, manteca, leche y harina, de cáscara gruesa y peluda, la pulpa del coco es blanca y con un aroma inconfundible. 100 gramos de pulpa nos aportan 342 calorías; sí, es una de las frutas más calóricas pero con un sin fin de propiedades nutritivas.

Teniendo en cuenta sus propiedades nutritivas, su consumo ocasional y en cantidades moderadas, la OMS lo recomienda para todos: niños, jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas, madres lactantes y personas mayores, es pobre en proteínas (100g de sustancia comestible aportan solo 3,3g) e hidratos de carbono (3,7 g/ 100 g de parte comestible).
En cuanto a otros nutrientes, destaca su aporte de fibra (10,5 g por 100 gramos de parte comestible).

Aporte vitamínico.

destaca por ser buena fuente de vitamina E (0,7 mg por 100 gramos de parte comestible), de acción antioxidante, junto a vitaminas hidrosolubles del grupo B, también es fuente de minerales, como calcio, magnesio, fósforo y potasio 405 mg por 100 gramos de parte comestible como calcio, magnesio, fósforo y potasio (405 mg por 100 gramos de parte comestible).

El agua de coco se considera una verdadera fuente de salud, pues es uno de los nutrientes más puros y más alimenticios que la naturaleza nos brinda.

Durante siglos ha sido utilizada por sus propiedades rehidratantes, refrescantes y alimenticias por los habitantes de los países tropicales, el agua de coco es un líquido que se encuentra de forma natural en el hueco interior del coco, rodeado por la pulpa; en definitiva, es la nuez del coco el secreto de la riqueza nutricional del coco, explica la profesora de Bromatología de la Universidad CEU de San Pablo, España, Purificación González, radica en su composición ya que contiene minerales como el magnesio (30 mg por cada 100 g) y potasio (312 mg por cada 100 g).

Eliminar toxinas.

Al contener justamente esta cantidad de potasio, la convierte en un gran regulador de electrolitos y por lo tanto ayuda a deshacernos de las toxinas de manera natural.
Fortalece el sistema inmune. En conjunto las sales minerales que contiene el agua de coco: potasio, fosforo, hierro y calcio, ayudan a tener mayor eficacia para combatir y aniquilar los elementos invasores dañinos que entran en nuestro cuerpo.

Eleva los niveles de hidratación.

Por tener un perfil electrolítico es altamente recomendado para los deportistas, pero de manera general acorde con la misma la composición de minerales de esta bebida puede reponer los electrolitos que el cuerpo humano pierde por la transpiración. Nutre huesos, uñas y dientes. Sucede que funciona como remineralizante.

Resumen: Nuevamente por su alto contenido de sales minerales, por lo que es recomendable para los niños en crecimiento, para madres que amamantan o personas embarazadas.

Beneficios del coco; que seguramente no conocías

El coco; ¿es el fruto de los deportistas?

Todas aquellas personas que hacen deporte a diario han de consumir leche o agua de coco. Esto se debe a que ofrece una gran cantidad de propiedades:

*Hidratante: tiene un alto porcentaje de agua y minerales que evitan la deshidratación, es un buen aliado en el entrenamiento y luego de la competición.
Siendo baja en grasas y azúcares, no aporta calorías. Es la bebida favorita en lugares donde hace mucho calor porque quita la sed al instante.
*Remineralizante: ayuda a regular la tonicidad de los músculos y mejorar las funciones del corazón.
*Antioxidante: algunos de los minerales con los que está compuesto el coco (selenio y zinc) ofrecen sus funciones antioxidantes, es por ello también que se utiliza mucho en tratamientos de belleza, cremas y pantallas solares.
*Energético: es ideal para consumir luego de un día agitado, de mucha actividad física o en sitios, donde hace mucho calor. Se puede añadir el coco a los batidos o zumos de frutas (naranja, pomelo, banana, etc.)

Un aceite antimicrobiano; ¿el coco?

El coco maduro se compone de un 35% de aceite de coco, el único formado en más del 50% por ácidos grasos de cadena media, fácilmente digerible, se asimilan sin ayuda de la bilis, son solubles en agua y penetran sin problemas en el torrente sanguíneo y en el hígado, donde se transforman en energía y, en segundo lugar, en reserva de grasa, por lo que contribuyen menos a la obesidad que otras grasas. Por otra parte, los estudios sugieren que posee acción antimicrobiana, antiviral y antimicótica, por vía tanto interna como externa. Se puede usar como aceite corporal en infecciones por hongos o bacterias.

Beneficios para tu salud y tu cuerpo

Si huyes del aceite de coco pensando que engorda demasiado, no te prives de este alimento, como se dice “este tipo de grasa pasa directamente del intestino al hígado favoreciendo la cetosis (quema de grasas), elevando el metabolismo y aumentando la sensación de saciedad”. “Los cuerpos cetonicos que produce son además el combustible preferido del cerebro y previenen las enfermedades neurodegenerativas”.

Aceite de coco para la piel y el cabello

Pero el aceite de coco no sólo puede tomarse, también es un maravillo cosmético natural que hidrata y protege la piel y el cabello.
“La vitamina E que contiene es un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento prematuro de la piel, y sus proteínas reparan los tejidos y contribuyen a la salud celular”. De hecho, recomienda utilizarlo como crema de noche, ya que “repara la piel y le da una luminosidad espectacular”. “Se puede usar como cualquier otro tipo de aceite o crema facial o corporal”.

¿Cómo usarlo en la cocina y en nuestro día a día el aceite de coco?

Primero que nada, antes de añadirlo a nuestra dieta diaria es importante que tengamos en cuenta que hablamos de un alimento muy calórico y por tanto, de añadirlo a nuestra dieta debemos de eliminar o reducir el consumo de otros grasas.
Una buena idea sería usar el aceite de coco para cocinar sustituyendo el aceite de oliva. El aceite de oliva, es una opción más saludable y recomendada para consumir en ensaladas y en crudo, pero a la hora de cocinar, el aceite de coco podría ser una buena opción, otra opción es simplemente añadirlo al café. Por raro que te parezca una sola cucharada de aceite de coco en un café le da un sabor exquisito y aumenta así el poder saciante de este.
También podemos añadirlo a algunas recetas como por ejemplo estas galletas veganas, unas bolitas de almendra y cacao o de muchas formas en batidos de todo tipo, al final, y vuelvo a repetir, es un alimento saludable que podemos tomar sin miedo, pero siempre controlando las cantidades.

Resumen: Idealmente con una o dos cucharadas al día es más que suficiente para obtener sus beneficios sin aumentar mucho el consumo calórico.