La mala fama de los huevos en la dieta

“No consumas más de 3 huevos por semana” ¿Te suena familiar? Todo comenzó en los años 70, cuando se generó la creencia de que el colesterol de la dieta causaba un incremento del colesterol plasmático y la recomendación fue; reducir el consumo de huevo por su alto contenido de colesterol.
Sin embargo, los últimos estudios están cambiando estos paradigmas. ¿Quieres conocer más? Sigue leyendo…

Temas que aborda esta guía

¿Qué nutrientes aportan los huevos?
¿Por qué es importante el consumo de estos nutrientes?
¿Qué es el colesterol?
¿Qué hay de malo con el colesterol?
¿Cuál es la relación entre el consumo de huevo, el colesterol plasmático y las enfermedades cardiovasculares?
Nuestra recomendación

¿Qué nutrientes aportan los huevos?

El huevo es un alimento altamente nutritivo. En promedio, una unidad mediana aporta; escasa cantidad de carbohidratos, 6,5 g de proteínas y las grasas que contiene, corresponden en su mayor parte a ácidos grasos monoinsaturados y escasa cantidad de ácidos grasos saturados. A su vez, aporta unos 220 mg de colesterol.
También es fuente de vitamina D, riboflavina, folato, vitamina A, vitamina B12, zinc, selenio, retinol y tocoferoles. Siendo algunos de estos nutrientes deficitarios en personas que consumen una dieta occidental.

¿Por qué es importante el consumo de estos nutrientes?

Porque al evaluar las proteínas del huevo, estas poseen todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para la síntesis de estructuras y sustancias con funciones vitales. 

La principal proteína de la clara es la ovoalbúmina, seguida por la ovotransferrina y otras como la lisozima. Y dicha combinación podría ser beneficiosa frente a procesos de inflamación, así como poseer propiedades antimicrobianas, inmunoprotectoras, antihipertensivas y antioxidantes.

Por otro lado, las grasas de la yema también poseen numerosos beneficios, incluyendo propiedades antimicrobianas. Pues, la yema de huevo contiene una sustancia denominada inmunoglobulina, que protege ante el desarrollo de infecciones gastrointestinales.

Resumen: El huevo es un alimento altamente nutritivo, pues aporta proteínas, grasas, vitaminas y minerales importantes para el buen funcionamiento del cuerpo.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa que se encuentra en todas las células del cuerpo. Se necesita algo de colesterol para producir hormonas, vitamina D y sustancias que ayudan a digerir los alimentos. Aunque el cuerpo produce todo el colesterol que necesita, también se encuentra en alimentos de origen animal.

¿Qué hay de malo con el colesterol?

En los años 1950 empezaron a surgir las enfermedades cardiovasculares, junto con la identificación de niveles elevados de colesterol plasmático, por lo que se llegó a pensar en el colesterol dietario como un factor de riesgo para estas enfermedades. De allí, que muchas políticas públicas fueron dirigidas a disminuir el consumo de colesterol en la población como medida de prevención a estas enfermedades.

De hecho, en 1990 la American Heart Association, recomendó un consumo de colesterol inferior a 300 mg al día y por ser el huevo un alimento con alto contenido, era frecuente la recomendación en disminuir su consumo.

Sin embargo, en los últimos estudios realizados ponen en duda la asociación entre el contenido de colesterol de la dieta y el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Y en base a esta nueva evidencia, algunos paneles de expertos de diferentes asociaciones, entre ellos, la misma American Heart Association, para el año 2015 han retirado la recomendación que limita el consumo de colesterol dietario y enfatizan otras que promueven una dieta saludable alta en fibra y baja en grasas saturadas y ácidos grasos trans.

Resumen: El colesterol es una sustancia que se necesita para producir hormonas, vitamina D y sustancias que ayudan a digerir los alimentos. Aunque el cuerpo produce el colesterol que necesita, también se encuentra en alimentos de origen animal.

¿Cuál es la relación entre el consumo de huevo, el colesterol plasmático y las enfermedades cardiovasculares?

En el caso de los huevos, que deben incluirse en una dieta equilibrada, hasta hace unas décadas solo se recomendaba su consumo de forma ocasional por su alto contenido en colesterol. Sin embargo, la ingesta de huevos no aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares ha sido la conclusión de los últimos estudios más relevantes4. Por mencionar algunos:

Hu y colaboradores de la Escuela de Salud Pública de Harvard, con una población estudiada de 117.000 personas, concluyeron que “es improbable que consumir más de un huevo al día tenga efecto sobre el riesgo de sufrir enfermedad coronaria o accidentes vasculares, en hombres o mujeres sanos.

Así mismo, en el estudio de Nakamura y colaboradores, “que incluyó 90.735 personas, no se encontró asociación entre el consumo de huevos (hasta siete huevos a la semana) con aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

  • Por su parte, Greene y colaboradores indican: “concluimos de este estudio que el colesterol de la dieta procedente de huevos no aumenta el riesgo de enfermedad coronaria en la población adulta sana.
  • Por último, Katz y colaboradores refieren: “no encontramos evidencia de efectos adversos en la ingesta diaria de huevos sobre cualquier factor de riesgo cardiaco en adultos con enfermedad arterial coronaria durante un periodo de seis semanas.

Nuestra recomendación

Según nuestros conocimientos actuales, la ingesta de huevos -se recomienda hasta un huevo diario- no incrementa el riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares en adultos sanos y no debe privarse a la población general de los beneficios que su ingesta aporta a la salud.

 Recordando que un alimento no posee todos los nutrientes y lo que hace que una dieta sea saludable es la variedad en el consumo de alimentos y controlar las raciones de los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.