Alimentos antinflamatorios; ¿Cuáles?

La inflamación está en el origen de toda enfermedad. Así de simple y así de claro. Cuando se hace crónica acelera el proceso de envejecimiento causa hiperactividad del sistema inmune lo que causa dolor de las articulaciones y daño a los vasos sanguíneos y acorta la esperanza de vida. La dieta antiinflamatoria es la manera más eficaz de prevenir y curar.

¿Cómo saber que presentan efectos antiinflamatorios?

Su efecto antiinflamatorio ocurre debido a que estos alimentos contienen sustancias como omega-3, vitamina C, alicina, antioxidantes naturales y polifenoles. Un gran ejemplo de esta dieta es la dieta mediterránea, la cual se compone por un elevado contenido de frutas y vegetales frescas, frutos secos, granos y grasas de las buenas.
Para fortalecer el sistema inmune y combatir enfermedades pro-inflamatorias, se debe ingerir estos alimentos a diario, aumentando el consumo de pescados 3 a 5 veces por semana, agregando semillas a las ensaladas y yogures, y comiendo frutas después de las comidas como postre o en las meriendas, además de aumentar el consumo de alimentos antiinflamatorios, también es importante reducir el consumo de alimentos pro-inflamatorios, es decir, que aumentan la inflamación en el organismo, esto debido a que contribuyen al aumento de peso, lo cual es un factor de riesgo para la inflamación.

Por lo que estos son:Las carnes rojas y las carnes procesadas como salchichas, jamón, chorizos, salami y tocineta, carbohidratos refinados como pan blanco, galletas y bizcochos, refrescos y bebidas azucaradas. ¡Te invito! a conocer un poco más de este interesante tema del día de hoy

En que consiste la inflamación del sistema inmune

La inflamación es una respuesta del sistema inmunitario para proteger el organismo de infección y lesiones. Su finalidad es localizar y eliminar el tejido dañado para que el cuerpo pueda empezar a recuperarse.

¿Cómo se presenta esa inflación?

La inflamación se produce como respuesta natural del organismo ante una lesión. La inflamación aguda es una respuesta del sistema inmunitario que dura pocos días y normalmente contribuye a la recuperación, aunque a menudo va acompañada de sensaciones desagradables, como el dolor en la faringitis o el escozor tras la picadura de un insecto.

¿Cuáles son los síntomas?

La inflamación se identifica con frecuencia por la presencia de eritema, hinchazón, dolor físico o calor excesivo en una parte del cuerpo. Se trata de una respuesta del sistema inmunitario para proteger el organismo de infección y lesiones. Si la inflamación aguda persiste, se convertirá en inflamación crónica, que puede durar varios años o incluso toda la vida.

¿Por qué se produce la inflamación o cuales son las causas?

Existen varias causas por las que se produce dolor a causa de la inflamación, por ejemplo, patógenos (gérmenes) como bacterias, virus u hongos; lesiones externas, como rozaduras o las producidas por objetos extraños ( ejemplo, una espina clavada en un dedo); y los efectos de agentes químicos o radiación.
La hinchazón, denominada edema, se produce principalmente por la acumulación de líquido fuera de los vasos sanguíneos. La artritis es otra de las posibles causas, ya que produce una inflamación permanente de las articulaciones.

La inflamación puede resultar muy dolorosa, ya que la irritación provoca el deterioro del cartílago (el tejido esponjoso que protege las articulaciones), pero también existe una inflamación crónica, de la que no nos damos cuenta y que es la madre de enfermedades como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, entre otras.
Cuando la inflamación persiste en el tiempo más allá de lo necesario y deja de responder al propósito reparador, se vuelve destructiva.

Alimentos antinflamatorios

Recientemente, ha habido muchos comentarios en torno a las “dietas antiinflamatorias” o alimentos que trabajan para reducir la inflamación en el cuerpo. Pero, ¿es realmente preocupante la inflamación en el cuerpo? ¿Pueden los alimentos que ingerimos paliarla?

Actividad antiinflamatoria de los alimentos

La alimentación, se constituye en un factor en la modulación de la respuesta inflamatoria. Los fitoquímicos presentes en los alimentos, en su forma original o al ser metabolizados, pueden formar metabolitos activos y comportarse como mensajeros intracelulares activando o inhibiendo la expresión de genes involucrados en los procesos inflamatorios. Uno de los regímenes que cumple esta característica es la dieta mediterránea, rica en vegetales, legumbres, frutos frescos y secos, cereales, bajo en grasas saturadas, constante en vino, aceite de oliva y pescado , la cual promueve la reducción de eventos cardiovasculares cáncer y enfermedades crónicas.

Las frutas y verdura

Son componentes esenciales de una dieta saludable y un consumo diario suficiente podría contribuir en la prevención de enfermedades, principalmente aquellas relacionadas a procesos inflamatorios. El consumo de frutas y verduras variadas garantiza un consumo suficiente de la mayoría de los micronutrientes, de fibra dietética.

Existe una amplia variedad de fitoquímicos como carotenoides, flavonoides y otros polifenoles de comprobada función orgánica, que se encuentran ampliamente distribuidos en los frutos. Que llevan a caracterizar a los alimentos como funcionales porque además de su contenido nutricional actúan como poderosos agentes antiinflamatorios, pudiendo interferir en algunos procesos bioquímicos y metabólicos asociados con el desarrollo y progresión de enfermedades inflamatorias.

La cebolla

Uno de los productos más utilizados en la cocina, es fuente de una vasta gama de fitoquímicos estos compuestos con capacidad biológica, se encuentran abundantemente en frutas, verduras y en productos lácteos obtenidos por fermentación acido láctica, como la luteolina y flavonoles. Estas flavonas, ejercen propiedades antimutagénicas, antitumorígenas y antiinflamatorias. La luteolina induce la inhibición en la producción de citoquinas, reduciendo la expresión de daño celular.

Ajo

Sumado a la cebolla el ajo es otro de los alimentos antiinflamatorios naturales que pueden ayudar a prevenir y tratar diferentes problemas de salud. El componente activo del ajo es la alicina, que ha demostrado funcionar de manera similar a analgésicos como el ibuprofeno, desactivando las vías que dan lugar a la inflamación. Además resaltar que sus beneficios solo se hacen efectivos si se come crudo. La ciencia moderna ha encontrado que en el ajo existen diferentes compuestos que presentan efectos terapéuticos en el campo de las enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

El Noni

Es una de las plantas tropicales más cultivadas en el mundo, crece en todas las altitudes y contiene cerca de 160 fitoquímicos, entre ellos los compuestos monoterpénicos del geraniol, denominados iridoides y la quercetina ejercen un rol importante en los procesos antiinflamatorios.
La pulpa es jugosa, gelatinosa y amarga, con fuerte olor y sabor a ácido butírico. Las Principales propiedades del noni para la salud de tu organismo. También lo puedes tomar en ayunas para ver sus efectos. Destacan sus beneficios para adelgazar, prevenir el cáncer, el cabello, para la piel y muchos más. El jugo del noni también resulta útil como antiinflamatorio, calma el dolor y tiene un suave efecto sedante.

Brócoli

Algunas crucíferas, como el brócoli, otros como la sábila, apio, tomillo y ajíes, se encuentran en este grupo por su importante contenido de compuestos órgano sulfurado, luteolina, flavanoles e isotiocianatos. La luteolina es el principal componente del brócoli, considerado mediador de los procesos antioxidantes y antiinflamatorios asociados con la edad, actuando de forma sinérgica con el contenido de vitaminas y minerales, existe evidencia de que puede ejercer efectos citoprotectores aún a bajas concentraciones, aspecto concordante con el aporte alimentario continuo. Este tipo de vegetales contiene cantidades importantes de vitamina E.

Jengibre

Las propiedades antiinflamatorias del jengibre han sido utilizadas desde la antigüedad para tratar diferentes problemas de salud y dolencias. Además, la acción del jengibre es comparada con la de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, ideal para reducir la inflamación intestinal. El jengibre se puede consumir en forma de té, en ensaladas, batidos o sopas, entre otros. (14)

Las papas

Son productos base de la alimentación y son consumidas en una variedad de formas como fresca, congelada, seca, fermentada, cocida, y horneada. Las papas contienen glucoalcaloides y las de pulpa roja y azul son particularmente ricas en cianidinas, y representan el 90% del contenido fenólico en los tubérculos.
La práctica de cocción sin pelar al horno, hervidas, o en microondas protege de la pérdida de los compuestos fenólicos pues migran de la piel y la corteza a la pulpa del tubérculo, favoreciendo tras su ingesta un efecto antiinflamatorio.

La curcumina

Es un ácido hidroxicinámico, principal componente de otro de los condimentos de amplia utilización como el palillo. Es una de las especias que mayores efectos determina como antioxidante, antiinflamatorio y analgésico.
Se han ensayado tratamientos prolongados de 8 meses con 200 mg de extracto de curcumina, lográndose un efecto antiinflamatorio por disminución y Pretina C Reactiva activando múltiples genes de defensa constituyéndose en un factor protectivo contra la inflamación, daño oxidativo y muerte celular.

Pescados azules

Se ha sugerido que los síntomas relacionados con la edad mejoran con una dieta enriquecida con substancias activas, vitaminas y minerales. Uno de los campos del conocimiento poco explorado es el referido al mundo marino que representa una reserva infinita de ingredientes bioactivos, por su contenido de aceites con omega-3, carotenoides, vitaminas, minerales y péptidos procedentes de esponjas, algas y peces de aguas profundas, que proveen una variedad de beneficios en la salud. Por lo tanto, lo ideal es consumir por lo menos 3 porciones a la semana para obtener sus beneficios. Entre los pescados azules podemos encontrar: El atún, Las sardinas, El bacalao, El salmón La caballa.

El té verde

Es la materia prima de una de las bebidas de consumo más antiguas en el mundo. Esta especia contiene polifenoles que incluyen flavanoles, flavonoides, ácidos fenólicos y catequizas, que una vez consumidas se absorben, metabolizan ejercer numerosos efectos antiinflamatorios y principalmente antioxidantes con dosis muy variables.
Es conocida la actividad antioxidante y antiinflamatoria de otras especias empleadas masivamente en la cocina, como la canela, pimienta, clavos de olor, orégano, romero, llantén.

Las uvas vino y moras

Son ricos en un polifenol, el resveratrol, importante por sus propiedades asociadas a la inmunidad, reducción del estrés oxidativo y efecto antinflamatorio, asociado a la reducción de mediadores pro inflamatorio. Las intervenciones nutricionales son numerosas y son los jugos concentrados de uva. Las investigaciones sobre el consumo de uva y vino de forma regular, sugieren propiedades preventivas de enfermedad. Entre los beneficios que nos aporta debemos destacar el poder que tiene de retrasar el envejecimiento celular, ya que es uno de los antioxidantes más eficaces y potentes que existe. Pero no solo de envejecer se trata, y es que es un potente antiinflamatorio, además de ayudarnos a regular los niveles de colesterol malo para el organismo.

La guayaba amarga y rosa

Diferentes variedades, tanto en pulpa y piel, presentan más cualidades fitoquímicos, de olor y sabor que las de color más claro; se han identificado numerosos taninos, flavonoides, aceites esenciales, saponinas, carotenoides, lectinas, ácido elágico, , quercetina, vitamina C y otros fenoles que ejercerían la función antiinflamatoria y antioxidante.
La guayaba, se constituye en un fruto de excelentes condiciones nutricionales por su bajo contenido de carbohidratos, grasas y proteínas, alto contenido de agua, importante contenido de vitaminas hidrosolubles: B1, B2, B3 y C 3-6 veces más que la naranja), además de vitamina A.

En las manzanas

Los principios activos (quercetina, antocianidinas, procianidinas, epicatequinas y ácido clorogénico), se concentran en la cáscara (40 a 50% del contenido), siendo su concentración 3 veces superior a la pulpa.
Su consumo en forma de jugo o natural (1-2 manzanas/día), ejerce efectos antiinflamatorios y moduladores del metabolismo carcinógeno y antioxidante Estudios en animales infectados con Helicobacter pylori, utilizando extractos de cáscara, en 20 días produjo un efecto protector del daño inflamatorio en la mucosa gástrica por interferencia en la colonización de la bacteria.

La fibra actuaría como prebiótico, disminuyendo la inflamación por expresión de moléculas supresoras de la señalización antiinflamatoria.

Los cítricos

La naranja, y toronja, el limón son fuente del flavonoide, que a concentraciones utilizadas en la dieta habitual reduce la expresión en macrófagos y a nivel cardiovascular y cerebrovascular, ejercen efectos protectores y antinflamatorios.

Aceites y oleaginosas

Un grupo de alimentos que son utilizados como aditivos en las preparaciones culinarias son los aceites y oleaginosas, de importancia por el tipo de ácidos grasos en su contenido. La linaza, pertenece a este grupo y alcanza importancia por su composición en ácidos grasos esenciales tiene la propiedad de reducir los efectos inflamatorios.